domingo, 22 de noviembre de 2009

tranquilear

Parece que mejores cosas ocurren, mientras camino, voy mandando al carajo muchas notas mentales, casi todas remiten al cretino que extraño, pero voy cediendo, me dejo llevar por el tráfico principalmente en la vialidad la Cantera. Esta mañana me dirigía a una cita al kaldi, iba por el lado del parque extremo, de pronto hubo un gran silencio, y comencé a escuchar la risa de un anciano y de una chica, era del otro lado. La cantera. Supongo, en esta ciudad significa progreso y planeación, conecta al centro con el periférico, con los ricos, hay parques y grandes areas verdes de cada lado, sin embargo en en esta parte de donde provenían las risas hay muchas viviendas de la clase baja. Como atraída por un imán con mi cámara me dirigí al otro lado, se trataba de una anciana que bailaba con la chica mientras el hombre reía feliz, mañana de domingo, cuando la chica me vio cerca se asustó, rompí su armonía, al ver su cara me di cuenta de que padece una especie de demencia, el hombre manifestó desagrado y desconfianza al verme, es como si la avenida fuera ajena a ellos y de pronto se sintieran invadidos, me sentí muy mal y desde luego mientras ella me gritaba cosas que yo no comprendía me alejé y me sentí estúpida al creer que tengo derecho de intervenir a los demás. Continué mi camino observando todo aquello que entre bardas y banquetas remite a lo rural, por mucho que se trate de la ciudad hay espacios que no se dejan domar y parecen fuera de tiempo. Caminar y caminar, como siempre. En el café un chico punk chic le comentaba a otro sobre lo estúpido que resulta colorear el azúcar de color café, refiriéndose desde luego al azúcar mascabado. En el café Mickey me mostraba un libro sobre la sierra Tarahumara que escribió un amigo suyo, la dedicatoria decía: Per Carla, per sempre. Me sentí conmovida, pensé en tu libro y volví a odiarte. Ahora debo comprarme unas tevas y largarme a Urique, a olvidar todo esto...voy de avance. Tierra y agua de por medio, además de todo lo que ya nos alejaba.

5 comentarios:

B. dijo...

Y que curioso no?
Entre más lejos se está, más ganas dan de alejarse, todavía más.
Un tema para explorarse más a fondo.
Saludos Tania!
(Blemmid)

Petite dijo...

No sé exactamente cómo funciona, pero funciona, la distancia cura.

Anónimo dijo...

"To soil is to modify, it is to touch. The beautiful is that which we cannot wish to change. To assume power is to soil. To possess is to soil.
To love purely is to consent to distance, it is to adore the distance between ourselves and that which we love".

Simone Weil: Gravity and Grace.

amable dijo...

"voy camino hacia la escuela, mataron siete hombres en la cantera, vialidad con sangre y tripas, se oyen balas en lugar de risas".

amo la cantera!

Aquí su pendejo dijo...

no, no funciona otra escenografía cuando uno mismo es el paisaje de la catástrofe...