sábado, 20 de marzo de 2010

así te extraño

Me molesta lo poco que dura la euforia, trece botellas de vino, una mesa, flores, la primavera se manifiesta. Una mujer afuera de una casona, a las tres de la mañana les han pedido los meseros que se retiren, fueron los últimos en dejar el salón. Sentada en la cajuela de un auto, entre los árboles de la casa se escuchan muchas aves, a la salida de una boda, un hombre, su acompañante trae muchas flores en la mano, en un acto de magia aparece una botella más de vino, es tinto y ambos prefieren el blanco, pero es lo que hay, se rien, deja las flores junto a las caderas de ella, le baja el cierre y la tiene sentada frente a si, a ella no le importa, esta desnuda a la mitad de su cuerpo, al aire libre, a media calle y se besan, y se tocan por todos lados, estan ebrios, tienen calor, huele a flores de naranjo y los pájaros cantan, algo de viento fresco, escalofrío en algun momento ella abre los ojos, ve la luz mercurial y los pétalos de las flores de chabacano vuelan en esa calle, pétalos y asfalto, justo debajo de la luz hacen un pequeño torbellino. Entonces ocurre, darse cuenta, ella se pregunta si está soñando y se da cuenta de que está desnuda, pero ya es muy tarde para detenerse, lo sueños no deben interrumpirse. Beber de la botella verde, ni siquiera lo ama, ¿dónde estás? lo imagina en una ciudad de otro país, y se consuela pensando que el la extraña también, llora un poco y mientras siente la fricción del pronunciado mentón en su cuello, se caga de risa mientras piensa en una canción de Alejandra Guzmán, y su risa estimula más a su acompañante ¿será esto la felicidad? Bailar toda la noche. Risa y llanto, el clímax de la euforia. Al día siguiente entre el dolor de cabeza y la cruda moral me llamó mi amiga y me dijo que no fue un sueño.

1 comentario:

amable dijo...

jajaja la primavera ha llegao!