jueves, 24 de septiembre de 2009

en medio

No sé cuántos kilómetros caminé hoy pero fue casi el doble de lo de ayer, hice casi tres horas sin parar, cuando volví a casa me estaba quedando dormida cuando recordé la hora, faltaban unos cuantos minutos para que los niños salieran, eran las 12:58, me vestí rápido y me fui, los recogí, estábamos en un cruce, en la avenida río de Janeiro y Carbonel, Germán se cruzó para ir al super por unas gomitas que Mateo quería, y yo me quedé en el camellón con Mateo de mi mano, empecé a sentir un Deja vu mientras vi a Germán alejarse y entrar el el super, sentí un viento muy fresco, casi es otoño, de pronto la sensación del deja vu me comenzó a causar una especie de mareo y cuando sentí las piernas debilitadas escuchamos en el crucero un fuerte choque de frente y el llanto de un bebé, curiosamente Mateo no se asustó y yo sentí que me desvancecía, en eso un hombre que estaba detrás nuestro me tomó del brazo y la mano derecha, me dijo que me sentara y que me tomara una cocacola, que fue el susto, que era médico, se cruzó con prisa hasta llegar al choque, Germán ya estaba de nuevo del otro lado de la calle y se acercó a nosotros, volvimos a casa y yo sentía una especie de pánico y aturdimeinto, todo fue cosa de minutos, todavía en mi mano derecha puedo oler la loción de ese hombre, olía bien.

6 comentarios:

Jonathan Hernandez dijo...

Me gusto mucho tu anecdota, el final estuvo bueno.

amable dijo...

petit debes comer muchas frutas y verduras, no olvides beber un litrillo o dos de agua y dormir almenos 8 horas diarias.

ajá.

Anónimo dijo...

porque querer sonar intelectual? eso es grandioso acaso? ciao

quiZZ dijo...

ser anónimo es grandioso acaso?

B. dijo...

...
Iba a hacer un comentario sobre tu prosa, pero me desconcertó la valentía anónima y sus disfunciones verbales. Me provoca extrañeza la aparente cortesía de despedirse, hasta en lengua extranjera y todo, con sus cuatro letras tan bien escritas (con lo cuál desnuda de paso su, seguramente, bien adquirida intelectualidad) cuando acaba de demostrar precisamente la falta de cortesía al hacer preguntas sobre un escrito claramente vivencial y excento de pretensiones.
Por eso me gusta tu blog Tania, nunca se que me voy a encontrar.
Saludos!
(prosser)

Anónimo dijo...

Suscribo cada palabra del comentario de B.
Agrego que extrañaba entrar por acá.

DV