sábado, 19 de septiembre de 2009

hospedaje emocional



Le digo que no tenía que haberme pasado esto y me responde que es asi, que me enamoré, pero que no me desespere, que debe haber algo mejor para mí, que merezco más me lo dice con convicción para darme ánimos, no tiene idea, solo quiere ser solidaria, chíngate, fue tu elección, me dice con firmeza. Siento ira en los brazos, ganas de golpear, es sábado y llueve, me rio me mi y de otras, perdemos la cabeza por relaciones disfuncionales, inmaduras, patéticas, hasta en el sexo se refleja lo que cada quien busca y no se coincide, resulta que te quedas pensando, buscando formas en el techo mientras él duerme "aparentemente" satisfecho eso es lo que quiero creer. Te quedas ahi, fantaseas un poco y aveces te vence el sueño. Kegels. Ceder tratando de no caer en clichés, en viejos traumas, en complejos, nada; mareas de confusion, de gritos, de malentendidos, de orgullo, de no saber cómo recuperar el control, náusea. La furia viene cuando siento impotencia, la impotencia es un triángulo entre mis brazos y mi vientre. Es difícil, no puedo imaginar lo que sigue.
Al menos tenemos amigas para hablar un poco. Un pretexto más para volver a fumar. Y venir a dar aqui de nuevo.

2 comentarios:

B. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
B. dijo...

Y es que no hay muchos lugares a los que podamos ir Tania. Ya lo explico Bukowski y tu lo transcribiste una vez.
Saludos
(idebam)