miércoles, 2 de julio de 2008

a mon ami

Hasta los vampiros padecen a los mosquitos (en Chihuahua se les llama moyotes jejej)
Que mientras tú pacientemente trataste de descifrar todo lo que yo decía por un medio un tanto confuso, sin emitir juicio, solo escuchar o en este caso leer, una historia como la mía, tan igual a muchas más, mientras tanto este día se volvía histórico y ahi estabas tu a las 4 AM soportando toda a mi y a mis absurdas representaciones de mi misma, Bogotá se convertiría este día en la ciudad en dónde estaban ocurriendo los hechos relevantes, y nosotros nos desvelábamos hablando de banalidad (como siempre mi bla bla bla), nosotros, como muchos otros, y yo pude sentir en verdad que tengo en ti a un amigo. Seguí casi todo el día de hoy la noticia con la certeza y la desazón de que ya no hay a quien creer, de que todo se tergiversa, con esa impotencia de sentir mi pequeñez, de preguntarme cuántos votos retribuye la acción, cuantas farsas, terminé agotada, más bien fastidiada, "sobreinformada" que es también una forma de enajenación, hasta que alguien decidió apagar la televisión. Yo que sé, como dicen por allá de donde se supone que soy, La mula no era arisca, la hicieron. Algún día divagaremos con unos tragos. Gracias por las múltiples referencias cinematográficas, por las adulaciones que a ratos pretendo creer, y por la risa. Las malditas muelas del juicio mientras tanto siguen haciendo lo suyo, joderme.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Bonitas noches lluviosas en que el sueño se va y los moyotes llegan.
Para los achaques de muelas nada como divagar con unos buenos tragos de Bombay Sapphire.
Placer de vampiros.
DV

Rizoma dijo...

en el aire las compones...jajajaj