domingo, 15 de junio de 2008

Esto no es una pipa...

El día de hoy, más bien de ayer, tuve dos ondas que me recordaron que necesito experimentar más sensaciones y dejar de conformarme con lo visual, primero me mojé la cabeza en un enorme chorro de agua, si veo esa situación en el cine pues de algun modo aunque no la haya vivido creo comprender de qué se trata, pero al vivirlo en la realidad me doy cuenta de que eso que creía conocer porque lo había visto recreado en una pantalla no se acerca siquiera a el hecho de vivirlo, muy simple: el chorro de agua en el más mínimo descuido te tumba y te lleva en la corriente por unos segundos, el ruido, la temperatura del agua, el calor que te lleva a querer mojarte etc... Después por la noche tuve contacto con un grupo de gente que no tengo nada en común pero que me resultó sumamente interesante y yo a ellos como siempre debo haberles resultado aburrida, no soy tan aburrida, la culpa la tuvo ella, de repente aparece en la puerta y altera mi armonía, se llama Brisa, lo que entendí es que es bailarina, desnudista, y llegó presumiendo sus nuevas tetas, uhm, si, si le hicieron un buen trabajo, definitivamente, todo en ella era prefabricado, el rubio, las extensiones de cabello, las tetas, a boca, las pestañas (cuando dejó verlas pues no se quitaba sus falsas gafas cartier), el trasero, su ropa, nunca conocí a alguien que dijera: adoro a Fergie, su léxico, sus ademanes, su voz, ella me cautivó, cree uno que de pronto porque vió Pretty Woman o Leaving Las Vegas conoces a las mujeres del mundo de la prostitución, yo no podía dejar de verla, no se trataba de morbo, era fascinación, nuca estuve cerca de una mujer como ella, ambas somos mujeres, vivimos en la misma ciudad y no tenemos en absoluto algo en común, bueno, tal vez los cólicos menstruales, Brisa en general me ignoraba y eso era bueno porque asi yo podía observarla más, me encantaba su desprecio por los temas de conversación que fueran complicados, para ella nada de rock, ni de cine no comercial ni de mamadas intelectualoides, ella siente la vida, le gusta divertirse, lucirse, ser ella. Son las 6 de la mañana, yo estoy escribiendo sobre ella, ella ha de estar fumando mota de nuevo y cogiendo con el dueño de la casa en donde fue la fiesta. Hay días de los que no esperas mucho y te topas con esta mujer...

2 comentarios:

rafastarix dijo...

ni mandado a hacer el relato de verdad lo disfrute hasta el final, excelente final por cierto!!

Bruno dijo...

Las cosas de diario. Si se trata de escoger, me quedo con el chorro de agua. Que bueno que sabemos separarnos y apreciar las cosas como desde arriba.Saludos!