lunes, 30 de junio de 2008

Las buenas intenciones...

El pasado día del maestro muchos niños me regalaron múltiples cosas, sobre todo chocolates, acudían a mi emocionados y me entregaban los regalos, al salir de una clase en el kinder, uno de los niños, de mis favoritos por cierto, se salió del salón y me alcanzó traía en su mano su cajita de colores de cera, crayolas pues, y me obsequió una que ya ni tenía papelito, en cuanto a tamaño pues quedaba apenas la mitad de lo que orignalmente era, quebrada, mordisqueada, color naranja, Bonyú te la regalo por ser mi maestra, te quiero...yo obviamente chabacana enternecida y blandengue me emocioné e hice un escándalo, el había sentido ansiedad porque su mamá, por cierto empleada de la primaria a la que no le caía yo tan bien no me compró un regalo, gracias Angel Salvadorrrrr!!!! (jiji asi se llama) estoy muy emocionada porque necesitaba un color naranja, aparte de que esta muy chido me va a ser muy útil, el otro se regresó corriendo lleno de satisfacción, yo me guardé el crayon en la bolsa de mi pantalón, pantalón que solo uso cuando ya no tengo más ropa limpia, y que apenas en estos días lavé, al tenderlo el crayón cayó al suelo en el patio y se derritió, creando una mancha naranja grasosa, después con el aire una blusa mía cayó sobre la mancha, el daño es irreversible, lástima, esa blusa si la había pagado. jajaj. Bueno, me consuela pensar que al menos no lo metí a la secadora ...Este relato va que vuela a selecciones jajajajajaja.
El tema de los niños había decidido dejarlo por la paz, jejej pero pues estas refrescadas me obligan a retomarlo.

1 comentario:

Bruno dijo...

Las satisfacciones que te mereces mujer, nada mas. Nada mas. Animo chabacana.