miércoles, 24 de septiembre de 2008

Los enemigos en la meditación.

Carnalito,
Anoche me contabas "tus cosas", hablábamos de una tal Sofía, me decias cosas sobre reír, y, si, es "importante" reír, reír, aunque sea de lo mismo, o de la propia miseria, reir juntos y reir por reír, se oye muy cliché, pero cuando un hombre sabe hacerte reir y sonreír, lleva mucho de ventaja en cuanto a ser deseable, supongo que es lo mismo viniendo de una mujer. Parece un detalle simple, pues pocos gustan del aburrimiento, pero, me pongo a pensar en la gente que no me hace reír y encuentro que obviamente es la gente que no me es grata, y me viene a la mente esa visualización de los últimos cuatro domingos de mi vida, { [hasta hoy como dice Homero, (Simpson, desde luego)] los corchetes son un lujo que pocas veces me concedo}. Si, visualizar toda esa gente rodeándome en posiciones estratégicas y claro, los de enfrente son los que nunca me hacen sonreír, mucho menos reír. Y ya se que crees que no te ponía atención, pero ... viéras que si.

5 comentarios:

Frank Lozano dijo...

qué le dijo un diente a otro diente?
a qué horas mordemos..
ashhh
sé que no podré hacerte reír..
ni modo
je

lj dijo...

oi, gracias por tu visita y comentarios.

va un abrazo hasta chihuahua,

laia

LAURA dijo...

hace rato que no entraba a tu blog.. que ironia, es tan cierto lo que dices, si un hombre es carismatico y te hace reir vale madres que este feo se vuelve sumamente atractivo y cautivador, pero si una mujer es a toda madre super charming, y botana, a los viejos les vale madre que tanto los haga reir si no esta "chida" mmmmm... los hombres son de marte?

Anónimo dijo...

Confieso que usté a mi me ha sacado unas buenas sonrisas y carcajadas..
DV

Gran Fornicador dijo...

Bravo. Con esta declaración de principios, tu blog debería ser lectura obligada (ahora lo es para mí).