viernes, 28 de noviembre de 2008

vendredi

es viernes, se que quiero hacer algo hoy, comer con algun amigo o amiga, estar bien, ir al centro, comprar algún libro o tomar el sol en una banca de parque, ese tipo de cosas cursis que suelen añorarse, sin embargo ya casi son las doce, aún no se si llamaré a alguien y le invitaré a comer, aún no se si aceptará, aun no se que haré si me dice que no, no se si llamaré a alguien más o me regresaré a mi casa a leer o dormir, si me sentiré patética de que mis planes no se lleven a cabo...no tengo ganas de estrés, solo dejar que las cosas se den o no se den.


NOTA:
Nadié se decidió a comprarme los tickets de radiohead que me sobraban, pero ya no los vendo, total, decidí que iré a los dos conciertos...fin.

2 comentarios:

DINOSAUR dijo...

SI, el comienzo del fin siempre como que cosquillea en un huequito ahi por entre el corazon, el aliento y las ganas. Aunque a veces (mas seguido de lo que debiera) la domadora no permite a su bestia cautiva darse un tiempito para salir a conocer su terreno, especialmente cuando le ve inusualmente feliz e inquieto... Una sonrisa sincera, una mirada tierna y directa no merece quedarse en casa reconstruyendo lo que sería. Una mente aguda y supicaz deberia intercambiar a toda costa las cosas que se le van quedando e ir a donde su amor por la investigacion de campo la lleve. Despues de todo, la vida es un misterio, solo en la medida en que nos encargamos de desentrañarlo y encarnamos demonios mismos, a veces reptiles.

Petite dijo...

la domadora jajaja